Informe reveló los beneficios del control orgánico para enfrentar la necesidad de alimentos a nivel mundial y local

Informe reveló los beneficios del control orgánico para enfrentar la necesidad de alimentos a nivel mundial y local

El alcance del segundo informe de vigilancia tecnológica desarrollado por Piensa O´Higgins se enfocó en el sector hortícola y busca detectar tecnologías ya comercializadas con respecto al control orgánico de plagas y enfermedades, así como también aquellas que no estén protegidas en Chile, lo que permitiría replicarlas a bajo costo. 

El segundo informe de vigilancia tecnológica “Control Orgánico de Plagas y Enfermedades”, desarrollado por Piensa O´higgins – equipo de profesionales de la Corporación del Libertador-  y dado a conocer en diciembre de 2017, se enfocó en el sector hortícola, específicamente el control orgánico de plagas y enfermedades y presentó la realidad mundial y local en cuanto a la necesidad de alimentos.

El objetivo principal de este informe es detectar tecnología ya comercializada con respecto al control orgánico de plagas y enfermedades, así como también aquellas tecnologías que no estén protegidas en Chile, lo que permitiría replicarlas a bajo costo generando nuevos nichos de mercados y emprendimientos.

En el informe se recalca que la población mundial ha ido creciendo considerablemente en las últimas décadas, por lo que debemos producir cada día más, empleando nuevas tecnologías y utilizando de manera más eficiente los terrenos agrícolas ya que cada día esta superficie se ve reducida por el mismo crecimiento de la población.

Según las Naciones Unidas, “El mundo necesita producir un 50% más de comida para poder alimentar a 9.000 millones de personas en 2050. Sin embargo, el cambio climático podría reducir las cosechas en más de un 25%. La tierra, la biodiversidad, los océanos, los bosques y otras formas de capital natural se están agotando a un ritmo sin precedentes”.

Este mismo artículo de Naciones Unidas señala que “Las últimas estimaciones indican que cerca de 795 millones de personas en el mundo, algo más de una de cada nueve, sufrían malnutrición entre 2014 y 2016, lo que significa que una de cada nueve personas no tiene los alimentos necesarios para estar sana y llevar una vida activa. De hecho, el hambre y la malnutrición son el principal riesgo de salud a nivel mundial, incluso mayor que el sida, la malaria y la tuberculosis juntos”.

Los profesionales de la Unidad de Vigilancia advierten que no basta sólo con producir grandes cantidades de alimentos, sino que estos deben ser también beneficiosos para nuestro organismo, lo que significa libre de productos químicos u otras sustancias que puedan dañar nuestra salud. Hoy en día, la baja disponibilidad de superficies cultivables, escasez de recursos hídricos y los cambios climáticos han hecho mucho más difícil el cuidado de los cultivos, lo que ha producido un uso excesivo de plaguicidas, pesticidas, fungicidas y otros métodos de control de plagas y enfermedades.

“Muchos de los cambios que se han observado en el medio ambiente son de largo plazo y lentos. La agricultura orgánica toma en cuenta los efectos a mediano y a largo plazo de las intervenciones agrícolas en el agroecosistema. Se propone producir alimentos a la vez que se establece un equilibrio ecológico para proteger la fertilidad del suelo o evitar problemas de plagas. La agricultura orgánica asume un planteamiento activo en lugar de afrontar los problemas conforme se presenten”, explicó Gastón Leiva, Coordinador Técnico de la Unidad de Vigilancia Tecnológica.

Este tema es muy relevante para la Región de O’Higgins que se caracteriza por su producción agrícola, de hecho, es una de sus líneas productivas más fuertes y aporta gran cantidad de recursos a la zona; dentro de sus principales sectores productivos están: frutícola, hortícola, ganadero y vitivinícola.

FOTO2

Según el análisis de la Unidad de Vigilancia Tecnológica, el patentamiento de extractos vegetales comienza en los 80´s y luego se estanca hasta 1990, nueve años más tarde se genera un aumento sostenido explicado por la conciencia que toman las comunidades científicas, tecnológicas, consumidores y agricultores sobre la importancia de una agricultura orgánica amigable con el medio ambiente.

“Los pesticidas orgánicos tienen una principal relevancia para la región ya que uno de los sectores que la sustenta es la industria agroalimentaria, por lo tanto, la agricultura sustentable se convierte en una necesidad impostergable ya que nos permite ser más amigables con el medio ambiente, alimentarnos de manera saludable, mantener la biodiversidad regional, y reducir considerablemente la contaminación de suelos y aguas superficiales y subterráneas. Existe una necesidad a nivel mundial de alimentos orgánicos, Chile y la Región de O’Higgins deben aprovechar esta oportunidad” comentó Leiva.

Actualmente, el equipo de profesionales la Unidad de Vigilancia Tecnológica, estudio ejecutado por la Corporación del Libertador y financiado a través del fondo de Innovación para la competitividad del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, trabaja en la elaboración de dos nuevos informes, “Tecnologías de descontaminación de aguas” y “Herramientas para la gestión turística” Ambos estudios deben validarse por el Gobierno Regional y, durante junio, serán de acceso público a través de la página web www.piensaohiggins.cl .

About The Author
Elisa Henriquez

About The Author

Articulos Relacionados